Cada vez existen más dispositivos conectados a Internet en nuestras casas. Es evidente que los menores disponen de acceso a esos dispositivos y es ahí cuando pueden surgir los problemas. No quiero decir que se les deba prohibir el acceso a los mismos sino todo lo contrario. Los menores e internet pueden convivir pero debemos educarles para que hagan un uso responsable.

Menor expuesto

En Internet hay infinidad de lugares en los que si ya los adultos podemos correr peligro, la pregunta es bien sencilla ¿Porque exponemos a nuestros hijos a esos riesgos?.

 ¿Qué podemos hacer?

En primer lugar, debemos supervisar las aplicaciones y las páginas por las que navegan nuestros pequeños. Esta práctica no vulnera ningún aspecto de intimidad, somos responsables tanto de su educación como de lo que a estos les suceda.

La terminología nos ayuda, restringir no es lo mismo que prohibir como tampoco supervisar no es lo mismo que espiar. Una vez que tengamos claro lo anterior, podemos empezar a trabajar el camino para que los menores entiendan el uso responsable que han de dar a las nuevas tecnologías.

Dado que es imposible que estemos continuamente detrás de ellos, ya no sólo cuando están con el ordenador de sobremesa, sino también cuando manipulan las tabletas o teléfonos móviles, es necesario que hagamos uso de herramientas de control parental que nos pueden ayudar a mantener a nuestros pequeños a salvo.

Lo más importante, la Privacidad

En Internet se puede hacer infinidad de cosas. Desde consultas para hallar información de interés hasta conocer a personas en la otra punta del mundo. Por ello es necesario enseñarles que nunca deben facilitar datos que los puedan identificar. Ni tan siquiera el nombre y mucho menos que envíen fotografías o videos.

Debemos instruirles para que nos comuniquen inmediatamente si alguien les pregunta por sus datos personales. Si se sienten acosados, si les piden fotografías, videos, etc.,… Esto es un gran problema desde que existen las redes sociales, en ellas es muy fácil compartir todo tipo de contenido multimedia sin apenas supervisión. Los menores de 14 años no deberían hacer uso de las redes sociales, además de ser un requisito legal en las propias políticas de las principales redes sociales como facebook,

Los riesgos

Es importante que expliquemos, de manera comprensible y acorde a su edad, tanto lo bueno, como lo malo que tiene Internet. En especial los riesgos a los que pueden quedar expuestos con practicas incorrectas. Esto lo podemos hacer con claros ejemplos, ejemplos que pueden ir desde el acoso al fraude.

El famoso Download

La descarga de archivos es otro de los males para los más peques de la casa. Existen infinidad de páginas web y aplicaciones que permiten descargar archivos sin mayores complicaciones. Aunque esto es atribuible a toda la unidad familiar, debemos hacer hincapié sobre este aspecto también con ellos.

virusdownDebemos recordar que ante un enlace de descarga y no tenemos la seguridad de lo que realmente se va a descargar, por ello, es necesario que  todo lo que se descargue deba hacerse desde páginas y aplicaciones seguras.

Además de lo anterior debemos analizar el archivo o archivos resultantes con un software antivirus. Dado que es muy fácil ocultar un spyboot en una imagen o video del momento.

Recuerda, la privacidad lo es todo. Si aún te quedan dudas puedes contactarme.

Post relacionados

Comentarios (1)

  1. Lucia
    junio 12, 2020

    Exactamente eso, no hay que prohibir, si controlar lo que hacen los niños. Son niños y necesitan supervision. Gracias

    Respuesta

¡Deja un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.